(Para ver más experiencias ir a Nosotros y a Galería).

“Gracias a Claudia por su increíble ponencia y por enseñarnos tanto!!! Yo me quedo con grandes enseñanzas como el autocontrol, autocuidado y el manejo de emociones.” Claudia Domínguez.

“Mil gracias por la sesión de hoy! Claudia me abriste un mundo de soluciones y de respuestas…toca hacer trabajo personal. ¿Con qué me quedo hoy?

  1. No hacer yo berrinche cuando ellos lo están haciendo.
  2. Los berrinches no son malos, al contrario, son necesarios en su desarrollo y aprendizaje…lo importante es cómo reacciono yo antes esos berrinches y cómo les enseño a ellos a “entenderlos”. Gracias!!” Ross Davila

“Nos abriste muchísimo el panorama.” Lupita Del Toro

“De verdad mil mil gracias por la información Claudia. Estuvo buenísima!! De verdad que fue información desde el corazón, súper útil, clara y muy profesional. Gracias por compartir. Me traigo tarea a casa.” Malily Salcedo

“Mil mil gracias Clau me encantó el tema, tu material y todo lo que compartiste con nosotras ayer. Nos dejas mucho qué reflexionar y profundizar sobre todo en nosotros en conocernos y qué importante es eso para poder tener una mejor relación con nuestros hijos y con todo mundo. Y reconocer cuando necesitamos recargar pilas antes de que la olla express explote.” Fernanda

“Qué enriquecedor!! Muchas gracias!! Yo me quedo con los abrazos!!! Y ser consciente que aunque nuestros peques entienden todo, lo razonan de manera diferente a nosotros los adultos!!” Regina Mingramm

“La plática me pareció increíble y me quedo con el lado positivo de los berrinches, jamás había pensando que todo ese coraje bien encauzado sirve para salir adelante después, así que gracias.” Paola Moncada

“Me gusto mucho el taller de Disciplina Positiva, porque fue muy aterrizado en ejemplos cotidianos, práctico y concreto. Lo que más me gusto del taller es entender el comportamiento del niño, qué es una conducta mal dirigida y cómo podemos ayudar a los niños a manejarlos. Muchas gracias Claudia por este tipo de talleres, como padres tenemos que estar cada vez más informados porque los bebés vienen más perseverantes y entre más herramientas tengamos más seguros estaremos en tomar decisiones acertadas!!” Olivia Higuera

“Un taller que llegó a nuestra familia en el momento que más sentíamos que lo necesitábamos. Hoy estamos convencidos de que este es el estilo de vida y crianza que deseamos para nuestros hijos y para nosotros como padres. Creo que no existen los padres ni los hijos perfectos pero también creo que la mayoría de nosotros queremos formar hijos seguros y felices, y hoy tengo la sensación de que cuento con más herramientas y una mejor comprensión y conocimiento para poder seguir poniendo todo mi amor en el intento de ser lo mejor que podamos ser, para ellos y para nosotros”. Sandra Alonso

“Mi aprendizaje en el taller fue que lo más importante para un niño es el sentido de pertenencia y cómo lograrlo, que detrás de un comportamiento negativo del niño hay una causa que muchas veces no somos capaces de entender. Me ayudó a comprender la diferencia entre alentar y elogiar y sus consecuencias. Creo que como padres debemos de tomar este tipo de talleres, ya que como nadie nos enseña a ser padres y por medio de las dinámicas que realizamos nos damos cuenta del sentir de los niños y visualizar en los errores que caemos, castigos, tiempo fuera, luchas de poder etc. Por medio de estas actividades podemos lograr redirigir nuestros comportamientos y los de ellos. Muchas gracias Claudia me dejaste mucho aprendizaje y aunque mi hijo está aún pequeño, la verdad me ha ayudado muchísimo el taller mejorando mi actitud y con eso he logrado disminuir berrinches y cambiar la actitud de él.” Duani Mendoza

“Después del taller de disciplina positiva comprendí que no hay barrera que el amor y el respeto no puedan derribar, que siendo firme pero cálida le dará a mis hijos bases para ser hombres y mujeres de bien, aprendí a fomentar mejores hábitos pues una acción dice más que mil palabras.” Almendra H. De Ramos

“Mi aprendizaje esencial del curso fue el de entender y aprender que hay que irnos a las bases, a las creencias para identificar qué pasa con el niño y que está tratando de decirnos a través de sus diferentes comportamientos. La verdad es que no me había dado a la tarea de pensar en eso, como que daba por hecho que (en mi caso) mi hija era lo suficientemente feliz y amada por sus padres que jamás pensé que podía tener reacciones extrañas de comportamiento, porque pensaba que no había motivos. Sin embargo, ahora entiendo que hay cosas y sentimientos que yo no controlo en mi hija, y que aunque quisiera evitarle cualquier dolor, angustia, molestia, etc, no depende de mi porque ella es un ser humano diferente a mí, y es una niña que a sus dos años están conociéndose e identificando su carácter. Ahora lo que hago es que trato de ser paciente y entender que está necesitando de mi, que quiere de mi a través de algunas reacciones (berrinches, llantos) e intento descifrar, aunque admito que no es nada fácil. Lo que sí, es que he incrementado mis dosis de amor hacia ella. Cuando pensaba que ya no se podía expresar más amor, me di cuenta que sí!, y hasta ahorita creo que me ha funcionado, porque ella ha reaccionado igual, y ahora ella se ha vuelto aun más amorosa de lo que ya era antes. Estoy convencida que el amor y el afecto dan seguridad a cualquier ser humano, así que seguiré demostrándole mi amor lo más que se pueda, aún y en aquellas situaciones de berrinche, que aunque son sumamente desesperantes, quiero pensar que son pasajeras.” Ana Maya

“Lo que me llevo del taller es el equilibrio entre ser firme y amable. Lo más significativo para mí fueron los conceptos de “pertenecer” y el enfoque en soluciones.” Anónimo.

“Lo más útil para mí del taller fue el ejercicio “Padres ayudando a Padres” porque hay apoyo entre todos en solucionar un problema de comportamiento en específico.” Rodrigo Escorza.

“Las herramientas aprendidas me parecen muy útiles e importantes. Me di cuenta de la importancia de intentar entender al niño y encontrar soluciones. Es lo mejor para nuestros hijos”. Anónimo.

“Me gustó mucho la descripción de cómo funciona el cerebro, me siento muy identificada. Lo más significativo fue lo de ser firme y amable, y lo importante que es pertenecer”. Anónimo.

“Lo más útil para mí fue el ejercicio de ser firme y amable, tomar un tiempo fuera positivo para solucionar conflictos. Los consejos prácticos para comprender porque tus hijos hacen berrinche y cómo poder ayudarlos”. Doreedith Casados Cruz.

“Dejo las formas firmes con consecuencias negativas. Me llevo más herramientas para enfrentar el día a día y encontrar soluciones”. Silvia González

“Dejo dudas que no estaban permitiendo que las mañanas fueran ágiles. Me llevo consejos prácticos y experiencias que me ayudan a llevar el día a día con respeto”. Graciela Cid Betancourt

“Lo más útil del taller fueron la parte de visualizar las habilidades y retos. Dejo la creencia de ser la única que pasa por ciertas cosas o problemas”. Rosa Nahmad

“Lo más útil del taller fueron los juegos de roles pues identificas el estilo de mamá que quieres ser.  Definitivamente dejo atrás el ser sólo firme o sólo amable. No es todo blanco o negro. Hay equilibrio. Te ayuda a tomar conciencia y reflexionar sobre cómo quieres que sea tu vida en el día a día”. Anómino

“Me llevo la idea de que educar a un hijo es una planeación constante y la importancia de crear rutinas. Es una convivencia entre personas y hay que buscar llegar a acuerdos.” Anónimo

“Dejo el miedo a intentar cosas nuevas para criar, educar y crecer en familia. Me llevo que el educar con amor y disciplina es posible aunque no fácil. Pero todos juntos lo podemos lograr. Lo más útil del taller fue compartir experiencias y saber que siempre se debe estar abiertos a escuchar y aprender”. Anónimo

“Dejo en el taller el ser una madre autoritaria y no tomar en consideración a mi hija, ni sus sentimientos. Me llevo de este taller una guía para poder actuar de manera diferente con mi hija y poder establecer un vínculo más fuerte sin necesidad de gritos ni regaños”. Aline Cubells

“Dejo la idea de los extremos: firmeza o amabilidad. Lo importante es el balance. Dejo la idea de que los niños son el centro único. Es importante el autocuidado en los papás. Me llevo la importancia de aprender a combinar amabilidad y firmeza. La importancia de modelar con el ejemplo: comunicación, confianza, empatía, respeto, autocontrol, recuperación.” Vicky Pérez Pliego

“Dejo el pensar que sólo se puede ser firme o amable. Me llevo que existen muchas herramientas para que el actuar de los hijos sea mejor. Que puede existir un tiempo fuera positivo en un lugar adecuado y agradable. Que hay situaciones de fondo que conducen a ciertos comportamientos”. Anónimo

“Lo más útil de este taller fue la parte del equilibrio entre la firmeza y la amabilidad, ya que vimos las partes positivas y negativas de cada estilo de crianza”. Anónimo

“Recomendaría la experiencia del taller a otros padres porque generalmente tenemos la idea de educación y/o crianza con la que se nos educó cuando éramos niños, lo cual no fue probablemente la mejor y hoy como adultos podemos identificar que muchas situaciones tienen como raíz en nuestra infancia. Les diría que si queremos que nuestros hijos sean mejores seres humanos, mejores personas, mejores hijos, debemos comprometernos y conocer sobre varias herramientas que nos ayudan a ello, este taller te ayudará para este fin”. Anónimo

“Yo dejo tratar sólo el efecto, y empezar a ver las causas (iceberg). La idea de ser sólo firme o sólo amable, y que se pueden combinar. Me llevo el complementar la “R” de “resolver”. Lo más útil fue la identificación de las partes del cerebro, el concientizar el momento de desconexión cerebral y las metas equivocadas del comportamiento de los niños”. Gonzalo Palafox

“Me llevo la experiencia de otros padres, formas de reforzar positivamente en la educación de mi hija.” David Soriano

“Dejo miedo a equivocarme, frustración y conflicto y el sentimiento de no ser buena mamá. Me llevo estrategias y conocimiento que me permite entender mejor a mis hijos, me llevo una mayor capacidad de resolución, y la conciencia de estar bien yo y así poderles dar bienestar a ellos”. Lo más útil de este taller fue la parte de las 4R porque pude darme cuenta que sólo me quedaba en reconocer y así las cosas se volvían a repetir”. Edith Adriana Pérez González